Felicidad Poema

Eternamente

20 marzo, 2017
eternamente

Una dulce justiciera,

encerrado en sus ojos estoy

desde que le robé aquel beso en el mes de abril.

Una dulce compañera,

atado en sus alas estoy

desde que me invitó a volar y volamos

empezando por su espalda

terminando en la bonita ciudad de Madrid.

No hay mayor libertad que poder elegir

la soledad y la compañía,

no hay mayor verdad que llorar por reír,

hay mentiras que ilusionan

y verdades que duelen.

No hay mayor error

que decir te quiero sin sentir.

Me declaro creyente y practicante del amor

y ateo de cualquier desilusión.

Me declaro capitán de mi alma

siempre con tu mirada como guía.

Con las manos en la trampa

y los pies en esperanza,

acabo dando saltos de alegría

por tu piel con miel de vida.

No hay mayor regalo que el tiempo,

por eso te entrego mis días

de ahora hasta los restos.

Te entrego mi risa sincera,

mi paz, mi mar, mi aliento,

me entrego completamente,

me entrego eternamente a ti.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply